+34 666 555 009 (Carlos) | +34 610 221 430 (Cristóbal) garden@totenu.com

Con la finalización de la festividad de la Navidad, son muchas las personas que adquirieron una Flor de Pascua (también llamada Poinsettia o Estrella de Navidad) y ahora desean mantenerla durante el mayor tiempo posible.

Por ello, una de las preguntas más habituales que nos hacen es cómo trasplantar la Flor de Pascua a una maceta mayor.

Lo primero es saber que esta planta florece cuando la noche es más larga que el día, por eso florece en fechas invernales. También por ello, no iniciará su proceso de desarrollo foliar hasta mediados o finales del mes de marzo. Vegetará como planta de follaje verde durante todo el verano y otoño… hasta que con la entrada de días cortos, vuelva a florecer a principios de diciembre.

Cómo trasplantar la Flor de Pascua

Con respecto a cómo trasplantar la Flor de Pascua, desde su Centro de Jardinería en Valencia Tot en U le damos los siguientes consejos:

Podemos comenzar su trasplante a una maceta mayor desde el mes de enero al mes de marzo aproximadamente. Hasta ese momento, tendremos cuidado con su riego, evitando regarla en exceso para no dañar sus raíces. Nunca pongamos un plato debajo de la maceta ya que se acumula el agua sobrante del riego en él y dañaría sus raíces por pudrición.

Para su trasplante elegiremos una maceta un poco mayor. Que tenga unos 3 ó 4 centímetros más alrededor de la maceta actual puede ser una buena referencia. Por supuesto, que sea opaca y tenga un buen sistema de drenaje.

El sustrato que recomendamos puede se tanto el ‘Sustrato Natura Plantas de Interior’ como el ‘Sustrato Universal Bioferti’, que puede encontrar en nuestra sección de sustratos y áridos.

Colocaremos una base de sustrato en interior de la nueva maceta. Retiraremos la actual con cuidado de no deshacer el cepellón. La colocaremos con cuidado en el medio de la nueva maceta y rellenaremos los lados con el muevo sustrato sin presionar demasiado.

El nivel de plantación debe de ser el mismo que tenía anteriormente.

Procederemos a darle un riego copioso y los siguientes, se realizarán lo más distanciados posibles para favorecer la estimulación del desarrollo de las nuevas raíces.

Aprovecharemos el momento de la plantación para sanear sus ramas, retirando las posibles hojas dañadas.

A partir de mediados del mes de marzo, procederemos a su poda, dejando sus tallos con una longitud de no más de 10 centímetros. Con la entrada de días más largos y temperaturas más cálidas, la Flor de Pascua comenzará a brotar de nuevo con un cierto porte arbustivo.

Cuando no existan riesgos de heladas, la podemos tener al exterior para que brote con todo su vigor. Es una planta de exterior en zonas de clima templado.

En cuanto al abonado, cada dos semanas podemos aprovechar uno de los riegos para abonarla. Un fertilizante de vegetación puede ser el más adecuado para esta fase de cultivo.

Si tiene dudas de cómo trasplantar la Flor de Pascua, el personal especializado de Tot en U le puede asesorar, así como indicarle qué productos son los más adecuados para su cultivo y cuidado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿En qué te puedo ayudar?