El riego de las plantas

Para las plantas el factor más limitante es la provisión de agua, así que podemos decir sin riesgo a equivocarnos que ‘si el riego funciona, las plantas están a salvo’.

Podemos aportar agua a las plantas de dos maneras en concreto, el riego manual y el riego automático. Todo dependerá de dónde tengamos ubicadas estas plantas. También es conveniente distinguir el riego en un huerto urbano de campo con el que podamos aportar a un huerto urbano de terraza. O a un jardín ornamental que a un balcón.

Riego manual de las plantas

Este tipo de riego se realiza después de la siembra o del trasplante, así aseguramos que la semilla o la planta encontrará el agua necesaria para comenzar su actividad.

También es más frecuente en balcones donde suelen haber menos plantas que en un jardín, huerto o terraza.

Riego manual con pistola

El riego manual, se realiza mediante una regadera o una manguera y debemos aprender a hacerlo bien, es decir que no salga agua por el drenaje para no lavar los nutrientes del sustrato. La regadera y la lanza de rociar en la manguera nos debe permitir regar con gotas finas para no dañar las plantas.

Un buen riego manual aguanta más la humedad que el riego por goteo, que aporta agua en menor cantidad pero con mayor frecuencia. Con el riego manual la frecuencia de riego es menor, del orden de 2-3 días en verano.

Riego automático de las plantas

Si tenemos muchas plantas o queremos estar tranquilos durante los periodos de ausencia, lo mejor es instalar un riego automático. Este es el que encontraremos en la mayoría de huertos urbanos de campo o terraza y en jardines.

Para ello lo primero que necesitamos es una fuente de agua, de esa manera si contamos con un grifo podemos instalar un sistema automático de riego provisto de programador.

El riego automático puede ser por goteo o por aspersión. El riego por aspersión es el que se utiliza en grandes áreas de jardín, en especial donde hay césped.

Riego en césped por aspersión

Existen muchos manuales circulando para la instalación de un riego por aspersión, este debe repartir lo más homogéneo posible el agua, teniendo en cuenta los factores climáticos como el viento, el tipo y altura y necesidades del cultivo, la orografía del terreno, etc., no es fácil y lo mejor es ponerse en manos de profesionales.

Este sistema incluye la o las arquetas con las electroválvulas cerca de la toma de agua preferiblemente, tuberías, aspersores o difusores, programador o programadores con varias estaciones, todo depende de la extensión (cada estación es para cada sector en el que dividamos la parcela a regar). Toda la superficie debe quedar cubierta de agua cuando se riegue, así que hay que calcular bien.

El riego por goteo es breve, de uno a tres minutos y frecuente, en especial en verano que a veces suele ser de tres veces al día. Con el riego por goteo se consigue que la humedad se expanda horizontalmente. El kit de riego por goteo debe incluir goteros, tuberías y un programador.

Riego por goteo en huerto urbano

Los goteros son dispositivos que emiten el agua gota a gota. Necesitan poca presión (de 0.5 a 1 atmósfera), una cuarta parte de la presión normal de un grifo. Existen varios tipos de goteros: integrados o pinchados en la tubería que emiten un caudal de 2 a 8 litros hora.

Las tuberías que se utilizan para este tipo de riegos en extensiones pequeñas o medianas son de polietilieno (PE), de 32 y 25 mm de diámetro.

Los programadores son unos dispositivos que se conectan al grifo y permiten abrirlo o cerrarlo según nuestras necesidades. Normalmente suelen funcionar con pilas y nos permiten automatizar el riego y no tener que preocuparnos de él cada día. Eso sí, el tiempo y la humedad del sustrato sí que lo iremos controlando para ir modificando el programa según convenga.

Siempre consultaremos la voz del profesional, ya que un programador nos debe permitir, como mínimo, un par de riegos diarios en periodos de un minuto. Luego los hay con varias salidas que nos pueden permitir regar tipos de planta distintos, como siempre todo depende de nuestras necesidades.

Programador de riego

En terrazas y balcones se puede instalar un depósito de agua provisto de programador, que actúan de forma similar a los que se acoplan al grifo. La única pega que podemos encontrar es que deberemos prevér su llenado, ya que puede ser una operación complicada si se coloca a una cierta altura.

Finalmente recordemos que existen los polímeros que puedes mezclar con la tierra, o usar saquitos o conos de gel, que duran un mes y regulan la aportación de agua.

Ni que decir tiene que algunas labores ayudan a evitar la evaporación del agua y tener que regar tan a menudo: Cavar alcorques alrededor de los árboles y arbustos, escardar las malas hierbas y limpiar la superficie de la tierra, acolchar, intentar que estén el mayor tiempo posible en lugar sombreado y resguardadas del viento…

En Tot en Ú te podemos asesorar suministrándote el material necesario e instalarte el sistema de riego que necesites. Solicita información sin compromiso y disfruta de tus plantas sin preocupaciones y con total garantía.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies