El cultivo del tomate

El tomate en algunos lugares llamado jitomate es una especie de la familia de las Solanáceas, cuyo nombre científico es Solanum lycopersicum, originario del Centro y Sur de América. Su uso como comida se originó en México siendo hoy en día cultivado en todo el mundo para consumirlo tanto en fresco como procesado (salsa, puré, zumo, deshidratado, en conserva…).

Para obtener buenos resultados en el cultivo del tomate se requiere un manejo racional de los factores climáticos ya que todos se encuentran relacionados y la actuación sobre uno incide sobre el resto. Y no es ninguna tontería ya que los comercializadores de semillas dicen que ‘no venden semillas sino genética, porque la respuesta de una determinada variedad es muy distinta según las condiciones en las que se desarrolle su cultivo’.

Debemos tener en cuenta todos los factores, así que más abajo exponemos en la Guía Breve algunos datos orientativos con los que podemos detectar cual o cuales pueden ser los causantes de alguna deficiencia en nuestro cultivo.

Variedades de tomate

Existen casi cien variedades de tomates que se clasifican según su uso, tamaño y forma, divididas todas ellas en tomates para cocinar y tomates para ensalada.

Con sólo elegir adecuadamente las variedades de plantas de tomates, tendremos mucho ganado en cuanto a conseguir plantas más productivas y resistentes a las enfermedades, en especial las de los virus.

En nuestro Centro de Ensayos Hortícolas Tot en U en Valencia, hemos seleccionados diversas variedades de tomate adaptadas al clima de Valencia y que además responden a los tipos más demandados por nuestro clientes.

Variedades de tomate Tot en Ú

Guía breve para el cultivo del Tomate

– Terreno:
• Prefiere suelos que drenen bien de textura silíceo-arcillosa y ricos en materia orgánica.
• El pH debe de ser ligeramente ácido.
– Luminosidad:
Una baja luminosidad incide de forma negativa sobre los procesos de la floración, fecundación y desarrollo vegetativo de la planta. La tomatera crecerá muy débil, con entrenudos muy largos y hojas extremadamente grandes y tiernas. Las plagas y enfermedades son mas frecuentes en estas condiciones.
– Temperatura:
• La temperatura óptima de desarrollo está entre 20 y 30ºC durante el día y entre 1 y 17ºC durante la noche.
• Más altas afectan a su fructificación y al desarrollo del sistema radicular.
• Temperaturas inferiores a 12-15ºC ocasionan problemas en el desarrollo de la planta.
• Para una fecundación adecuada, deben de estar entre los 12ºC y 25ºC.
• Para una maduración ideal, las temperaturas deberían estar entre los 10ºC y 30ºC.
– Humedad:
La humedad relativa óptima debe oscilar entre un 60% y un 80%. Más altas desarrollará enfermedades aéreas, agrietamiento del fruto y dificultad en la fecundación. Si es inferior también afectan a la fecundación porque dificulta la fijación del polen al estigma de la flor.
– Marco de plantación:
Depende notablemente del porte de la planta y de la variedad comercial cultivada, aunque el más consensuado es de metro y medio entre líneas y medio metro entre plantas. Si la variedad fuera de porte medio serían dos plantas por metro cuadrado (1 metro entre líneas por 0,5 metros entre plantas).
– Poda de formación:
• Existen variedades de tomate determinadas e indeterminadas.
• Las determinadas dejan de crecer a cierta altura.
• Las indeterminadas lo hacen de forma indeterminada, por lo que es imprescindible una poda de formación para establecer la estructura principal de la planta. A los15-20 días del trasplante cuando aparecen los primeros tallos laterales, los eliminaremos así como las hojas más viejas, mejorando así la aireación del cuello y facilitando la realización del aporcado. Normalmente se dejan uno o dos tallos, aunque en tomates de tipo Cherry suelen dejarse tres y hasta cuatro tallos.
– Aporcado y rehundido:
• Aporcado: Cubrir la parte inferior de la planta con la tierra de alrededor del surco tras la poda de formación para favorecer la formación de un mayor número de raíces alrededor de la base del tallo.
• Rehundido: Se rasca ligeramente a cierta altura el tallo, se dobla y se cubre con tierra dejando fuera la yema terminal y un par de hojas para que re-enraíze en la zona en contacto con el suelo.

Plantas de tomate en cultivo en huerto urbano

– Tutorado:
• El tutorado mantiene la planta erguida, evita que las hojas y frutos toquen el suelo. Mejora la aireación de la planta, favorece la luminosidad y los trabajos de limpieza, tratamiento, recolección, etc. obteniendo mejor cosecha.
• El tutorado más popular es con cañas. Se coloca una caña por planta y se sujetan mediante rafias a ella las ramas, dejándolas holgadas para no estrangular a la planta. Si se han plantado varias plantas cada dos líneas se puede realizar esa especie de barraca que reforzaremos con una caña trasversal.
– Deshijado:
La planta de tomate suele brotar por todas sus yemas, así que debemos eliminar con sumo cuidado y de forma limpia, esos brotes axilares para mejorar el desarrollo del tallo principal, nada más los veamos. Para evitar enfermedades se aconseja realizar un tratamiento con algún fungicida-bactericida cicatrizante, como pueden ser los derivados del cobre.
– Deshojado:
• Este se realiza para favorecer la aireación quitando las hojas viejas y/o enfermas, lo que también mejora el color de los frutos, etc.
• También en variedades tipo racimo debemos despuntar inflorescencias y realizar un aclareo de frutos para conseguir mejor calidad.
– Riego y abonado:
• Es arriesgado dar información sobre este punto ya que todo depende del tipo de suelo, de la tensión del agua en el suelo, de la calidad del agua, de la evapotranspiración del cultivo, del sistema de riego elegido, etc.
• Como base y en cuanto al nivel de nutrición, tendremos en cuenta la relación nitrógeno-potasio a lo largo de todo el ciclo de cultivo. Así desde el trasplante hasta la floración tendremos una relación de 1/1 y durante el período de recolección de 1/2 e incluso 1/3. Podemos aportar el potasio en forma de nitrato potásico, sulfato potásico, fosfato monopotásico…
• El fósforo es fundamental en las etapas de enraizamiento y floración.
• El calcio es otro macro elemento fundamental. Su carencia provoca la necrosis apical, técnicamente conocida como blossom end rot.
• En la coloración de los frutos interviene el hierro y además no debemos tampoco olvidar otros microelementos importantes como el manganeso, zinc, boro y molibdeno.
• Consulta a nuestros técnicos los complejos solubles con microelementos que nos facilitarán el equilibrio nutricional que necesitamos, así como los correctores de carencia que podemos aportar vía foliar o mediante riego para evitar fisiopatías.

Trampa de feromonas para Tuta absoluta

Plagas y enfermedades del Tomate

El empleo de variedades resistentes a ciertas enfermedades es el mejor método preventivo, así como eliminar las partes infectadas de las matas de tomate y las malezas para reducir las fuentes de inoculación.

Plagas:

  • Araña roja
  • Vasate
  • Mosca blanca
  • Pulgón
  • Trips
  • Tuta, minadores de hoja
  • Orugas de lepidópteros
  • Gusanos de suelo
  • Nematodos

Enfermedades:

  • Ceniza u Oidio
  • Podredumbre gris Botrytis
  • Podredumbre blanca
  • Mildiu
  • Alternariosis del tomate
  • Fusarium
  • Verticilium
  • Damping-off
  • Bacterias
  • Virus

En el Centro de Jardinería Tot en Ú hemos seleccionados diversas variedades de tomate adaptadas al clima de Valencia, plantas fuertes, sin virosis, con ciertas resistencias a enfermedades y muy productivas.
También te ofrecemos el asesoramiento técnico y los productos necesarios para conseguir una cosecha de tomates con éxito.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies