Cruces de Mayo en Valencia

Las Cruces de Mayo son una celebración de origen pagano y de culto a la Naturaleza. De Mayo siempre se ha dicho que es ‘el mes de las flores’. Seguro que ya percibes si callejeas por Valencia a comienzo de mes, un agradable aroma floral procedente de estructuras en forma de cruz cubiertas de flores. Se trata de otra fiesta más en nuestro calendario festero: Las Cruces de Mayo.

Este año colaboramos una vez más en varias de las 54 «Cruces de Mayo» elaboradas con flores naturales y frescas, que son adornadas con flores secas, plantas, tepes, áridos, arenas, juegos de agua y luz, que vestirán Valencia y otras localidades de la diócesis, desde la tarde del día 3 de mayo hasta el fin de semana.

Ganadora 2019, Falla Maestro Gozalbo y Conde Altea

Ganadora 2019, Falla Maestro Gozalbo y Conde Altea

Diferentes asociaciones culturales, comisiones festivas, parroquias, colegios y diversas entidades y particulares que lo deseen, siempre que se encuentren dentro del término municipal de Valencia, en una iniciativa organizada y convocada por la sociedad cultural Lo Rat Penat en colaboración con el Ayuntamiento de Valencia, llevan a cabo la realización de las cruces que luego serán juzgadas por el Concurs de Creus de Maig que organiza cada año esta sociedad. Este concurso comenzó a organizarse en el año 1926, convirtiéndose actualmente en una nueva ruta por Valencia de los amantes de las fiestas populares.

Las Cruces de Mayo son sin lugar a dudas una celebración de origen pagano y de culto a la Naturaleza, un culto que ha perdurado a lo largo del tiempo adaptándose a creencias religiosas, a la sociedad, convirtiéndose en otra tradición que como buenos amantes de las tradiciones y las fiestas nos gusta celebrar llenando nuestras calles de cruces floridas.

Las Cruces de Mayo, el origen de la fiesta

Para encontrar el origen de esta celebración nos perdemos en la noche de los tiempos… tiempos de celtas e iberos en los que honrar culto a la Naturaleza era frecuente… se trata de tradiciones que por el misterio que envuelve a las fiestas paganas antiguas, esa lejanía, le otorgan con el paso del tiempo cierto atractivo.

Seguramente el origen fue en el pueblo celta que veneraba a los árboles con su celebración ‘Arbol de Mayo’. Después se extendió entre los diferentes pueblos de Europa hasta llegar a los romanos que la convirtieron en su versión ‘Arbor Intrat’, que consistía en cortar un pino y engalanarlo con guirnaldas, cintas y la imagen de Atis y se colocaba en el templo de Cibeles, deidad de la Madre Tierra.

Cruz de Mayo en Valencia, 2019

Con el paso del tiempo, el cristianismo se apoderó del mundo y como en muchas otras cosas, con mucho ingenio los dirigentes de la primera Iglesia Cristiana decidieron no prohibir los cultos paganos, sino ir poco a poco cambiándolos a una imagen cristiana, como de igual manera se mantuvieron las romerías por los montes cambiando el icono pagano por un santo patrón o una imagen mariana, así cambiaron también el Árbol de Mayo por una Cruz.

Porque además quiso la providencia que en los primeros días de mayo se encontrara la Vera Cruz, transformándose de esta manera el culto a la vegetación primaveral, cambiando los árboles por cruces engalanadas de flores y así conmemorar una nueva festividad la ‘Invención de la Santa Cruz’ con la que se recordaba que durante la peregrinación a Jerusalén que hizo Santa Elena, madre del emperador Constantino, encontró un 3 de mayo del año 326, en aquellas tierras, la Cruz Verdadera donde fue crucificado Cristo. Quedando esta fecha marcada en el calendario festivo religioso, con el nombre de ‘Invención’ (hallazgo) y en la denominación popular como Mayo Florido, Pascua Florida o Cruz de Mayo.

Como comentábamos en la foto de portada de este mes, ya en el siglo XVII Lope de Vega ya nombraba las celebraciones de la Cruz de Mayo en su obra «La mejor enamorada, la Magdalena» con esta copla:

Este sí que es un mayo famoso.
Este sí que lleva la gala
que es la Cruz en que Dios murió.
Este si que lleva la gala
que los otros árboles no.

Cruces de Mayo 2019 en Valencia

Cruces de Mayo 2019

Si os habéis animado a salir a la calle, a embriagaros de perfume dejándoos guiar por vuestro olfato, habréis encontrando las bonitas cruces que ornamentan nuestra ciudad en una fiesta colorista y fragante.

Este año 2019 las ‘Cruces’ inscritas en el Concurso han sido 54, quedando descalificadas dos por no estar plantadas a la hora de pasar el Jurado, por lo que han quedado un total de 52.

La ganadora ha sido la presentada por la Falla Mestre Gozalbo – Comte d’Altea, que ha sido un homenaje al vino y a las cepas, ya que la propia cruz está construida con troncos de la vid y la base se ha rodeado con botellas con flores. El segundo premio ha sido para la Falla Plaça de la Creu – Els Àngels que recrea una cruz realizada con 11 formas de flores y el tercero para la Junta de Festes Nostra Sra. Mare de Deu dels Desamparats de Patraix.

En este pdf. se puede consultar el Veredicto de la Junta para este Concurso de la Cruces de Mayo del año 2019.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies