Cultivo de las calabazas decorativas

Hay dos épocas del año en el que las calabazas decorativas adquieren su protagonismo: alrededor de la festividad de Todos los Santos y en Navidad.

En su Centro de Jardinería en Valencia Tot en U les ofrecemos dos grupos de variedades. Unas son las asociadas básicamente a la festividad de Halloween con aspecto tradicional norteamericano para el diseño de caras terroríficas; y otras de menor tamaño y buen aspecto ornamental, tanto por sus formas como por sus colores… para Navidad.

calabazas decorativas

El cultivo de las calabazas decorativas es muy fácil en jardineras en balcones y terrazas.

Os recomendamos sembrarlas desde el mes de mayo hasta primeros de julio. Son plantas reptantes o trepadoras que alcanzan en su forma varios metros de largos tallos, lanzando además zarcillos mediante los cuales se fijan a la vegetación adyacente o estructuras de tutorado.

Podéis utilizar nuestro sustrato de plantación. Una vez lleno el contenedor o jardinera, se realiza un riego abundante para seguidamente sembrar dos o tres semillas por contenedor o golpe si es en jardinera.

En menos de 10 días tras la siembra, veremos cómo han germinado. Durante este proceso es imprescindible que el terreno o sustrato no se quede seco.

calabazas decorativas

Una vez germinadas se procede al aclareo, dejando sólo la plantita más vigorosa y eliminando las restantes. Si este aclareo se realiza muy tarde, es conveniente eliminar las plantas cortando el tallo por su base, en vez de arrancarlas, dado que las raíces están más desarrolladas y podemos ocasionar daños a la planta que queda.

En cultivo, evitaremos que el sustrato se quede seco ya que las plantas de calabazas decorativas requieren cierta humedad por su gran desarrollo foliar y su elevado contenido en agua del fruto.

También son muy exigentes en luminosidad, por lo que su cultivo lo haremos en las zonas más soleadas posibles.

Si las cultivamos en campo, el marco de plantación de la calabaza ornamental oscila entre 1 y 2 metros entre líneas y 0,5 a 1 metro entre plantas, realizando la siembra o plantación a tresbolillo.

Los riegos serán pausados en el tiempo, evitando encharcamientos pero sin que le falte humedad durante todo el ciclo de cultivo.

Para su abonado, utilizaremos un fertilizante equilibrado con microelementos. Fertirrigaremos con una frecuencia quincenal para obtener muy buenos resultados.

Las calabazas decorativas se pueden recolectar a partir del mes de septiembre, pudiéndolas almacenar en perfecto estado hasta el año próximo.

Las utilizaremos como elemento de decoración y recordemos que siempre es una buena opción como regalo para los más peques: siempre son una curiosa sorpresa para ellos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies